Vendimia Miércoles 24 de Agosto de 2016

BAD BROTHERS

California y Argentina en una misma botella: un blend que promete

¿Qué tienen en común tres americanos y un argentino? Bad Brothers. Bill Knuttel, Agustín Lanús y David Galland son los tres socios que iniciaron el proyecto y aportaron sus iniciales al nombre BAD. La hermandad vino después. Como así también Jack Zehren, el último pero no menos importante socio en sumarse. Se conocieron en Cafayate y la pasión por el vino y los desafíos los unió en este ambicioso proyecto.

Una de las perlas de este vino de altura que se comenzó a gestar en 2014 es Mataca Blend, un vino de corte robusto y elegante con uvas Malbec, Tannat y Cabernet minuciosamente seleccionadas por Agustín. Se elabora con uvas 100% de Cafayate y de viñedos en parral de más de 50 años de edad, bien a la vieja usanza.

 

Si bien comenzaron con pocas botellas, tienen los ojos puestos en Buenos Aires y el mundo. Ya exportan a California y el próximo año lo harán también a China, Brasil y el resto de Estados Unidos. Para octubre esperan distribuir el vino en diferentes locales y vinotecas de Salta y en prestigiosos hoteles de la city porteña. Y para el mismo mes tienen previsto inaugurar en Cafayate el primer Wine Bar de los Valles Calchaquíes y de la región.

Radiografía de cada BAD Brother

Agustín Lanús, in love
Es el único argentino del equipo. Agrónomo y sommelier, adoptó a los valles calchaquíes por amor. Se casó con una salteña, excusa perfecta para instalarse en Salta. Su primera vendimia fue en la Bodega Venegas (Mendoza). Trabajó en la revista Austral Spectator, donde probó 22 vinos por día durante 4 meses. Vendimió en Sudáfrica, Portugal y España con los más grandes. Ganó una beca para hacer un master de dos años en Europa, donde se sentó en las aulas de las 7 universidades más prestigiosas del viejo continente en lo que a viticultura se refiere. Recorrió Francia e Italia. Actualmente, lidera la elaboración del vino. Es el único que reside en Salta todo el año y está en el día a día de la elaboración del vino. Sus socios lo describen como un artista apasionado por las viñas de altura y capaz de expresar en sus vinos todo su potencial.

David Galland, la última parada
Pisó Argentina por primera vez en 1996, vivió en San Martín de los Andes por un tiempo. En 2004 vuelve al país en busca de oportunidades de inversión en Real Estate. La última parada fue Cafayate. Y el impacto fue grande. Está convencido de que la ciudad fue bendecida con una increíble combinación de elementos que lo hacen ideal para vivir: los valles, su gente y sus costumbres, el clima y por supuesto, sus viñas. Y claro, terminó invirtiendo en esas tierras y se convirtió en uno de los principales impulsores de La Estancia de Cafayate. David se encarga del financiamiento y trabaja junto a Agustín en el manejo general de la empresa. Hoy además, está muy dedicado a la apertura de Bad Brothers Wine Experience, el primer Wine Tasting Salon de la región.

Bill Knuttel, nuevo terroir
Reconocido enólogo californiano con más de 34 vendimias de experiencia, especialmente en California. No sólo es inversor, sino también colabora en la elaboración del vino y comparte las mejores prácticas y procesos técnicos de Napa Valley y Sonoma a modo de consultor. Asimismo, tiene a cargo parte de la distribución en Estados Unidos. Conoció Cafayate en 2010 cuando fue a visitar la propiedad que había comprado en La Estancia para disfrutar de sus dos grandes pasiones, el vino y los caballos. A Bill le llamó mucho la atención lo diferente que era el vino de altura y su curiosidad lo convenció de intentar elaborar vino en una nueva tierra.

Jack Zehren, experto catador
Jack es un prestigioso arquitecto, desarrolló el Master Plan del emprendimiento inmobiliario La Estancia de Cafayate y su posterior diseño arquitectónico. Como sus otros socios, quedó enamorado del lugar y se involucró cada vez más. Como aficionado del vino, tiene 40 años de experiencia degustando vinos de todo el mundo. Desde el principio quedó muy impresionado con los vinos de altura. El Torrontés es su vino blanco preferido en todo el mundo. Y disfruta los blends de Malbec, Cabernet y Tannat que están elaborando con BAD Brothers. No sólo es inversor sino también tiene a su cargo el desarrollo del Wine Bar.

Es palpable la buena onda entre ellos, la admiración mutua y cómo valoran el aporte de cada uno. Más allá del emprendimiento, lo pasan bien, disfrutan trabajando juntos, compartiendo un gran producto. Hay unanimidad de criterio: los vinos de altura de los Valles Calchaquíes son los mejores del mundo. Y si a esa gran combinación le sumamos cabeza, experiencia y una buena selección de uvas, da por resultado excelentes vinos  con gran futuro en el mercado.

Como aclaró David Galland “el vino de altura se convirtió en un problema”. Desde que lo probé, cuando degusto vinos europeos o de Estados Unidos, me cuesta encontrar uno que me impacte, se volvieron un poco zosos en comparación con los vinos de los Valles Calchaquíes.

¿Brindamos por este equipo y sus vinos?

https://www.facebook.com/profile.php?id=194948100860717&fref=ts